16 feb. 2011

En el principio fue el cerdo...

Aquí las primeras prácticas de tatuaje que hice en piel de cerdo en Black Indian, con Nenín, el tatuador con el que empecé a aprender, y en mi casa. Tengo mucho que agradecerle, me ayudó a encontrar
unas máquinas bastante decentes y me enseñó lo que pudo, teniendo en cuenta que yo no disponía de mucho tiempo para ir a verle y practicar.  Una pena, porque  está bien tener a alguien que te corrija y dé pautas, aunque lo importante en ésto es, sobre todo, practicar, practicar y practicar. A ver si me paso a verle, que no tengo vergüenza ninguna. 

Yo creo que nunca se deja de aprender con cada tatuaje y cada día surgen nuevas dudas, la curiosidad siempre está ahí. Me encanta ver tatuajes de otra gente, fotos en internet, en libros sobre tattoo, videos que encuentro de profesionales, meterme a leer foros, vamos, hacer todo lo que esté en mi mano para seguir aprendiendo y seguir liando a gente para que se deje pinchar, que es de lo que se trata...
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario