24 feb. 2011

La confianza es la base de toda buena relación

Con esta frase se justificaba uno de los personajes de "Dawn of the dead" para que le dejasen un arma, la había copiado de un artículo de una revista femenina, pero le funcionó. Y de la misma manera empecé yo a blandir mi "arma", gracias a la confianza de gente cercana cuando aún estaba yo
forjando la mía propia. 

Mi primer trabajo lo realicé en el pie de un colega que, todo hay que decirlo, es un "echao pa'lante" un tipo muy inteligente pero con un criterio cuestionable, lo que hace de él una persona muy interesante que parece que jamás sabrá lo que es el aburrimiento. Me propuso hacerle un diseño y, si le gustaba, su pie sería mío: una cabeza de Baphomet
No se trataba simplemente de llevar una cabra en el pie, la cosa tenía su miga. Acín, el sujeto en cuestión, llevaba tatuada en el otro pie a Astarté, se lo había hecho con la idea de tatuarse en un futuro a Baphomet en el otro empeine para así tener una representación de la dualidad personal masculino-femenino. Él está mucho más puesto que yo en mitología y misticismo y la simbología de ambas representaciones es más profunda que todo esto, como bien supo explicarme, pero yo no sabría reproducirlo aquí con tanto detalle. 

Aquí os dejo el diseño y el resultado final (mis disculpas por las fotografías, que las hice con el móvil y son bastante nefastas):
 
Este es el diseño que hice y le encantó. Está hecho con pilot y lápiz negro acuarelable. Es lo que más me gusta para diseñar tatuajes porque el proceso se parece mucho al que sigo con las máquinas. El lápiz acuarelable tiene la ventaja de que según rellenas con él va quedando más oscuro, no como el lápiz normal que es más negro según lo grasa que sea la mina;  también deja un relleno bastante uniforme y opaco, no como la cera, que a veces se arrastra con una nueva pasada y deja "calvas" anárquicas. Cualquier arreglo que necesite lo retoco con photoshop, incluídos forma (para adaptarlo mejor a la zona) y tamaño.



Y éste es el resultado en la piel. Está pensado para que los cuernos se dibujen sobre el tobillo, de manera que tuve que colocar el transfer primero en el empeine y luego en los tobillos, arreglando la transición con rotulador para tener claro cómo hacerla, de otro modo habría quedado la cornamenta demasiado baja, casi metiéndose en la planta del pie y no era la idea. En la foto no se percibe bien el detalle en los ojos, ya os digo: no tenía cámara y las hice chungamente con el móvil, una pena.

Queda pendiente colocarle encima la llama que da la luz del conocimiento, seguramente en negro y rojo. Eso se nos ocurrió después. Si me deja, también me gustaría retocarle algunas cosas y quizá meterle brillos en blanco.



La confianza... Otra gran ventaja de la confianza es que te den vía libre para hacer lo que quieras sobre una idea y, si la idea además te motiva, la cosa va sobre mantequilla. Un gusto hacer este tattoo y una gran motivación para seguir dándole a la aguja.

1 comentario: