30 mar. 2011

I've found Jesus and he loves me

No sé si habéis jugado alguna vez a un juego llamado Dixit . En este juego cada carta cuenta una historia y los jugadores son cuenta cuentos. En su turno, cada jugador descarta una de ellas boca abajo diciendo el título que le aplica a esa carta, en base a lo que él se imagina que cuenta, dándole
una interpretación propia a la ilustración. El resto de jugadores tienen que descartar a su vez una de las cartas que poseen a las que se le pueda aplicar el mismo título. Las cartas se mezclan y se descubren, de manera que nadie salvo el cuenta cuentos sabe cuál es la historia original y cuáles son las historias parecidas que ha echado el resto para confundir a la audiencia. Los jugadores tienen que tratar de adivinar cuál es la carta a la que se le ha aplicado ese título y el cuenta cuentos debe ser lo suficientemente sagaz para haber contado una historia comprensible para el público pero que no tenga una trama demasiado obvia o el público lo adivinará enseguida.

Los tatuajes, como las cartas del Dixit, cuentan una historia, son ilustraciones, imágenes con significado, algunas veces muy concreto y conocido, otras de caracter más personal y privado y en ocasiones sólo son reflejo de una decisión vana, tomada por mera estética, moda o embriaguez (en ugliest tattoo podéis encontrar bastante de eso y de tatuajes de Charlie Sheen)

El tatuaje que os voy a enseñar en esta entrada es el tercero que hice, de eso hace ya más de 7 meses.

Recientemente lo he retocado para ponerle color, acentuarle las sombras y le he añadido una cartela. Aún queda colocarle un resplandor rojo bajo las estrellas para que destaquen y repasarle la línea, que ha perdido algo de intensidad,  además hay alguna zona en la que la línea no ha quedado nítida, eso sucede por haber pinchado con demasiada profundidad. Se suelen referir a ello como hematomas, aunque no son hematomas en sí mismos, al introducir demasiado la aguja con inclinación entra tinta en una capa más profunda y algo desplazada, de manera que se produce ese efecto de engrosamiento y difuminado del trazo.

Lo lleva la persona a la que amo. Como podéis suponer está cargado de significado, se lo hice en un momento muy especial para los dos y si en alguna ocasión decide que fue un error tendrá que amputarse el brazo... Jesus, I luv ya!



No hay comentarios:

Publicar un comentario