18 abr. 2011

Fin de semana productivo ¡Pluguiera a Dios que todos fueren así!

Casi seis horas tatuando del tirón, toda la madrugada… pero trabajar es la manera más eficiente de aprender.  Quizá sea imprudente currar bajo la presión
del cansancio, pero no supuso un inconveniente tan atroz, después de todo Acín, ya un habitual, tenía muchas ganas de hacérselo desde que le mandé el diseño y yo estoy con todo lo que me echan para no parar y seguir cogiendo mano. Fue una paliza tanto para mí como para  el zagal pero contábamos con dos ventajas: él aguanta el dolor como un aragonés de pro y cuando yo me pongo con la aguja se me olvida comer, beber, dormir y casi fumar. Aunque hay que decir que cuando terminé el primer ala y la parte del centro, paré para un café y me dijo: “Si quieres mañana madrugamos y continuamos o me paso por la tarde. Lo digo por ti, yo aguanto”, yo contesté: “Oh, por mí no, sólo queda el otro ala y va rápido”… lo que nos enseña que la mentira es nuestra amiga: yo tenía el cerebro a punto de nieve y él estaba jodido de dolor, pero acabamos y quedó genial.

Al día siguiente yo tenía otros dos tattoos por la mañana y él había hecho escala en Madrid para irse de costalero a la Semana Santa por el sur, así que dormimos apenas tres horas, en las cuales no conseguí conciliar un sueño profundo y reparador y sólo pude soñar que continuaba tatuando; sí, mi sueño consistió en un primer plano del tetero de Acín y la vibración de la máquina de fondo, justo lo que necesitaba para despertar fresquísima, aunque eso es otra historia.
 
La idea del diseño me gustó mucho: un caduceo con un tempus fugit coronado de estrellas y con la luna debajo como la Inmaculada, para todo el pechamen. Entre otros tattoos que tenía pensado hacerse éste es el que más me apetecía, los otros los dejaremos para otra ocasión. Me puse a buscar diseños por internet, a ver qué tenía por ahí la gente. No vi nada que me dejase loker, pero cogí un par de ideas y las adapté. Las alas que ví no me gustaron mucho y las serpientes o eran muy draconianas o muy de farmacia. Al final las alas me las inventé, las serpientes las hice rollo clásico y a la espada con el reloj de arena quise darle un estilo de ornamentación de mueble barroco.

Como apreciaréis, hubo que encajarlo con el carving del pecho y con los pezones, para que las alas quedaran justo entre medias. Las alargué y a la hora de colocar el transfer las separé un poco y les dí inclinación, además de moverlas un poco hacia arriba, también tuve que suprimir la corona de estrellas, pero con los laureles, quedó niquelado. Las serpientes tuve que reducirlas un poco para que encajaran en el abdomen y no les pude dar tanto detalle como en el dibujo.

Para la línea he probado una Kuro Sumi outlining que pedí a Killer Ink. Tenía ganas de probarla porque, según lo que he leído en foros, es una marca afamada por su resultado y envejecimiento. Para el relleno he usado Zao chinesse black de Alla Prima, que bajé a comprar el otro día en La Mano Zurda, apenas me quedaba tinta negra y no me había llegado el pedido de killer Ink. En la página de Alla Prima describe la Zao como adecuada para línea y rellenos suaves, sin embargo, tengo la impresión de que los negros han quedado bien de oscuros, y los difuminados me gustan, habrá que ver qué tal queda con el tiempo.














A mi parecer, con independencia de la calidad y estilo de la espada caducea coronada del tempus fugit, el conjunto que forma junto con el "Sofía niké" (victoria de la sabiduría) y la omega laureada, la composición aúna todos los elementos  aportando un carácter regio y clásico, casi imperial, que hace recordar un estilo transitorio entre un barroco tardío y un neoclásico incipiente... (Zio, a veces eres estomagante)




3 comentarios:

  1. Es la leche. Sí que me he quedado picueta, sí.
    Estás hecha una artista, Zio. Me encanta. : )

    Lapequemaga

    ResponderEliminar
  2. Hola, Laura, aunque contiene varios símbolos y conceptos con los que podríamos extendernos intentaré explicarlo brevemente. El caduceo (dos serpientes enroscadas en un báculo alado)representan el infinito, la eternidad y la lucha entre fuerzas antagónicas, el reloj de arena representa el devenir del tiempo. Por otra parte, la media luna de abajo es como la que aparece en la representación de la Virgen tal como se muestra en el Apocalipsis de Juan, luna que mengua cuando alborea el Sol de Justicia. Someramente podríamos decir que representa la idea de que somos efímeros dentro de la eternidad y la vida nos proveerá en función de nuestros actos.

    ResponderEliminar