6 abr. 2011

¿Tú eres Romeriano o de los de "28 Días"?



Este ha sido el tercer año que he asistido a la Marcha zombie de Madrid, también conocida como MZM, que lleva haciéndose desde hace 5 años, organizada por La Casa del Maquillaje. 

En ella nos congregamos amantes del género zombie para conmemorar la efeméride de Geoge Andrew Romero, que es más o menos la madre del cordero del cine de muertos vivientes. Más que por haber inventado nada, merece este título por haber dedicado la práctica totalidad de su carrera cinematográfica a los zombies y haber dado una definición más concreta a este arquetipo en su film "Nigth of the Living Dead", que impondría algunas de las características comunes del antropófago alienado, muerto o no, en lo sucesivo dentro del cine, televisión, literatura, videojuegos, board games, rol... No hay que olvidar
el mensaje subyacente del concepto zombie, la sociedad globalizada, la masa que sigue a la masa, blablablá, pero al final somos un hatajo de gandallas de lo más frívolo que nos juntamos a hacer el idiota.

Otros años se celebró el primer fin de semana de febrero, siempre que no coincidiera con Semana Santa, pero este año han considerado que en esas fechas aumenta la probabilidad de que haga mal tiempo, se congregue menos gente y haya que ir más tapado coartando así la libertad para deambular con las tripas fuera y empapados en sangre, así que se ha pospuesto al  primer fin de semana de abril, dos meses después. La verdad es que se agradece poder ir a cuerpo bien pringado de humores internos sin necesidad de cargar con un abrigo anticlimático, pero me ha parecido que el cambio de fecha no ha sido del todo acertado: demasiados vivos por las calles haciendo sus compras estivales, terrazas por todas partes, en especial en la plaza de Chueca, donde se solía hacer una parada para hacer el ganso y comprar litronas en los chinos, anochece más tarde y la marcha se lleva a cabo de día, cosa que le quita yuyu, ¡¡y demasiados zombies!!. Me ha dado la impresión de que no había mucha organización y estaba un poco masificado. Los de la Casa del Maquillaje abren una lista para que se apunte la gente a maquillarse allí previo pago de 40€, creo, lentillas incluídas. Este año ha debido ir mucha más gente, parece ser que iban maquillando a caraperro y que  algunos de los caracterizadores eran maquilladores de estética a los que les habían dado nociones de maquillaje podrido en dos días. La impresión general es que los años anteriores se vieron historias más curradas, aunque no le quito mérito a todas las cosas bonitas que se vieron.

Sin embargo me sigo quedando con lo bueno: es una ocasión para juntarse con un montón de freacos conocidos y desconocidos, coincidir con habituales de todos los años compartiendo sonrisas y gruñidos guturales de fraternidad, disfrazarse y maquillarse, maquillar y ser maquillado, caracterizarse, pringarse y ponerse hecho un asco, hacer el mongolo, tomarse algo y pensar en ideas geniales que tal vez se lleven a cabo en la próxima marcha zombie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario