29 jul. 2011

Circulen, aquí no hay nada que ver

Es lo que suelen decir en las películas delante del cordón policial cuando hay un cadáver en mitad de la calle
¡¿Cómo que no hay nada que ver?! ¿No ha visto el cadáver, agente? ¡Déjeme mirar!

Lo siento, aquí no hay ningún cuerpo exánime que pueda suscitar el interés del público. Después de dos Dies Veneris puedo decir que me ha pasado: no tengo nadaaaaaa. O por lo menos nada salsero. 

Así que mejor meteros en Fino Filipino a ver chorradas o a poneros los dientes largos en Más Allá de Orión, si es que no tenéis nada mejor que hacer, que tampoco lo descarto, porque aquí poca cosa...
 

¿Novedades? he continuado
dos tatuajes que tenía empezados, de los cuales ya tendréis ocasión de deglutir extensos posts, he dejado pagada la matrícula para el Curso Higiénico Sanitario que realizaré en septiembre, en el que me enseñarán a lavarme las manos por 400 euros de nada, y he mandado el dibujo al concurso de flashes. Por aclamación popular en Google+, ha sido favorito el de las rubias; me ha contestado David, el de la revista y dice que tiene papeletas, le ha gustado, aunque saldrá el que sea más votado en Mis Tatuajes Tattoo Club... Zio mira al techo con la mirada perdida y barrunta en una voz en off con mucho reverb: "Anda que como salga en la revista... ¡qué ilusión! ¡Y sin tener que quitarme el brasier!" mientras suena una melodía que envuelve el ambiente en una bruma onírica.

Sí, lo de la foto es la crema de Bertín Osborne (suena mal lo mires por donde lo mires) de venta en Lidl para quien la quiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario