14 jul. 2011

O_o" Tribals! Tribals everywhere!

Las hombreras, los estampados rollo África Bambata y el bigote son retazos de una época pretérita de irreflexividad estética, corrientes ya extintas abocadas a una mera documentalidad hilarante presente en
fotografías, portadas de discos, películas, series antañonas y alguna que otra tienda vintagera. Sin embargo hay quien ha decidido transgredir el sentido común y la decencia y se ha sumado a la corriente del "todo vuelve" arriesgando en apuestas de ese calibre para colocarse de nuevo ropa y complementos que el común de los mortales dábamos por irrecuperables ¡si hasta se pueden ver modernillos caminando orgullosos con unas Victoria por Fuencarral!

Cuando Alberto me dijo que quería hacerse un tribalaco en toda la espalda ni me lo pensé ¡Tío, con esto lo petamos! He de decir que al menos no es un tribal convencional, relleno en negro y fin, le propuse hacerlo con un rollo metálico, como si fueran filos, cuchillas o parte del mecanismo del planetario de Aughra. Tiene la característica abstracta del tribal, que es algo y nada a la vez, pero la composición trata de cubrir la forma de unas alas en la espalda... alas en la espalda... quizá me equivoque pero puede le quede poco para formar parte de los motivos a los que también se les está acabando el tirón. Pero ¡¿qué coño?! tú tienes la última palabra, tu personalidad para llevar en la piel lo que crees que te representa y decir "I'm mad as hell and I'm not gonna take it anymore!", no remorse y todos esos rollos.

Y no fue fácil, no, el diseño lo sacamos entre los dos viendo fotografías de tribales, como guía y referencia, él sacando de su cabeza la idea de lo que quería, yo haciendo modificaciones sobre el diseño base con el coreldraw, lo que viene siendo "¡Mira esta foto!" "¿algo así?" "sí, pero más redondo, no, más picos, menos picos ahí..." "¿no es muy de chica? algo más masculino" "¿Así?" "¿Tiene forma de pene?" "¡No es un pene! es más como una espada... espada-pepino" y así una larga fila de mensajes hasta que concretamos la forma que, no obstante, sufrió alguna modificación a posteriori una vez encuadrada en la espalda.

Sé que os gusta que os cuente chascarrillos pero no dilataré el post con detalles que os aburrirían, ahí van las fotos del proceso, que a vosotros lo que os gusta es mirar ¡marranos!

Primera sesión: línea

Segunda sesión: sombreado general
Tercera sesión: sombreado general
Cuarta sesión: sombreado general, detalle e intensidad
Quinta sesión: detalle e intensidad de relleno
Sexta sesión: retoques y aditamentos

Originalmente los picos de las alas estaban más abiertos y eran más cortos. Hubo que inclinarlos un poco hacia dentro para que encajasen en la espalda y no se salieran por los lados teniendo en cuenta las dimensiones que debía tener el diseño a la altura de los hombros. Lo de alargarlos fué más que nada porque daba la impresión de que uno estaba más alto que el otro, en el papel el dibujo es simétrico, pero una espalda no lo es, estamos hechos a imagen y semejanza del creador y el creador es un hijoputa que ha venido a alegrarme el día, así que los tuve que modificar sobre la marcha. También daba la impresión de que la zona izquierda quedaba demasiado vacía, dado que el elemento central no es una forma simétrica, por eso le coloqué un añadido que lo equilibra. Estoy pensando en aplicar algo de blanco para sacarle brillos y que tenga más volumen, pero no sé si voy a convencer al sujeto para otra sesión más y, sobre todo a Pili, mi querida Pili, amante compañera, madre y amiga que ha perdido al menos una vez su manicura perfecta, junto con su paciencia, sosteniéndole la mano a Alberto durante las sesiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario