2 sept. 2011

Say do you remember, Ba de ya, dancing in September

¡Es Septiembre! la gente vuelve de vacaciones y se vuelve loca haciendo cuentas después de haberse dejado una pasta en cervezas y paellas, mirando con el culo torcido la báscula y pensando "Dios, cómo me he podido abandonar tantísimo".  


Dime si recuerdas bailar en Septiembre, como decían Earth Wind an Fire ¡claro que te
acuerdas! el año pasado seguro que te tocó bailar el mismo baile de mierda y hasta tuviste un estrés postvacacional que casi te cuesta la baja. Pero si algo bueno tiene, al menos para mí, el baile de Septiembre es que la gente ha estado viendo cuerpos lozanos rostizándose al sol cosidos a tatuajes y ahora quiere uno para, el año que viene, ser la envidia del resort. ¡Lo quieren ellos y tú también! Me incluyo entre ese grupo de lechones, ya estoy barruntando el siguiente. Ahora que lo pienso, no he escrito nada sobre si llevo tatuajes, por qué los llevo o qué quiero hacerme...

Como ya os comenté en alguna entrada, no me he tomado vacaciones, así que estrés postvacional cero, sí que es verdad que si hiciera una gráfica de mi estado anímico este verano tendría más picos que el brazo de Jared Leto en Requiem For A Dream, pero creo que es por la pubertad. Lo que no he tenido es el problema de la lorza estival: me hiergo ante vosotros y exclamo ¡Envidiadme!, casi ocho kilos he perdido en dos meses y medio sin poner en riesgo mi salud mental y física, jojojo, si sois buenos quizá os haga un Mein Kampf sobre cómo lo hice.

De cualquier manera Septiembre marca una nueva etapa de biorritmo para todos y he estado planificando la agenda. Tengo unos cuantos trabajos pendientes, casi todos los diseños están acabados o por acabar y sólo hay que ponerle fecha a la perpetración, así que espero poder deleitaros este mes con un buen número de fotos, Eidos nuevas y algún que otro post interesante. El verano no ha sido todo lo prolífico que me hubiera gustado, aunque si os habéis pasado por la sección Tatuajes habréis visto que no he estado desocupada del todo.

Os dejo con un aperitivo de una sesionzaca de fotos que nos hizo a unos amigos y a mí el Señor Víctor destinada a formar parte de un trabajo llamado "Avatares" en el que tratará de hacer un recorrido a través de imágenes por las oscuras sendas del freakismo. Cómo personas en apariencia normales son capaces de encarnar personajes imaginarios, meterse bajo su piel y bajo sus trapitos hand-made, posar metiendo tripa como si fueran figuritas de Citadel de 25 mm y sentirse uno con su alter ego bajo los focos. Ahí estoy yo, vestida de Alanis La Roja de los Reinos Celtas, que me falta la peana con cuchipán imitación césped.


No hay comentarios:

Publicar un comentario