25 jun. 2012

Round two! And asking for more

Segunda ración y pidiendo repetir.


Ahí va, deseandito estoy de verla ya con sus sombras y sus colores. No dio tiempo a engrosar la línea de la última parte, me tenía que ir al curro, cosa que tampoco me vino
mal porque empezaba a llegar a mi estado de "cantdemor". Al menos pudimos encajarlo todo y marcar la línea básica. Que tela para encajarlo, me creo yo que tengo un brazo He-Man e imprimo un transfer de aquí a Camboya con el que luego hay que hacer malabarismos. Menos mal que el Penny, que es un cracker, me hizo pin pan pun y todo arreglado, con todas sus serpientes, cabezas y crótalos incluídos. Por cierto que al final las serpientes de los extremos se chupan, las muy guarras.





Qué raíces tengo en la colleja, sí la esquina opuesta a la mamella

Los verdugones son cortesía de mi colega Chus que ya sabe pinchar anestesia subcutánea, antes sólo lo había hecho en su imaginación. Se me ocurrió pedírselo porque pensé "como su madre tiene una farmacia seguro que ha pinchado alguna vez", como aquel que piensa "como es vegano seguro que le cabe un pepino". El caso es que, después de varios wassap compartiendo las chorradas que habíamos aprendido a narrar con emoticonos, se prestó voluntaria y me vino chupi (¡Gracias Chus!). Conseguimos cubrir una zona más amplia y uniforme que la otra vez, pero creo que, como voy a aguantar lo mismo, para la próxima voy a usar emla nada más y a ver cómo se me da, que empezamos con la sombra y van a ser un cojón de sitios donde pinchar. Además una vez que se pasa el efecto de la anestesia el dolor no es tan jodido como en la zona del pulpo. Empiezo a pensar que lo más efectivo va a ser una mordaza, unas correas y algo de after care.

No hay comentarios:

Publicar un comentario