20 ago. 2012

¿Te crees que tengo ojos en la espalda?

Oh... vaya.



Siguiendo con la temática que le gusta a Mafalda de los globos oculares acompañados de probóscides y elementos fitomorfos hemos empezado a darle carácter nuevo a tatuajes
anteriores. Ella llevaba unas alas de murciélago en la espalda pero... ñiá: el concepto continuaba siendo aceptado, aunque no así la forma, había que imprimirle un cambio.


La unión de las alas con la carne pedía algo más y se le ocurrió meter unas flores arracimadas. Hice un bocetuelo así al trantran con el painter, le moló (¿para qué más?) y nos pusimos a ello. 


Más adelante iremos a por el color y la textura de las alas, que parece que también lo piden. En este caso tenía Mafalda en mente un estilo más parecido a unas rosas que pinté en una mochila de tela: menos línea, más color, más matices...

Y ahí van algunas fotos del proceso y resultado final.



No hay comentarios:

Publicar un comentario