14 ene. 2013

Hazte así, que tienes un tortugo en el hombro (Parte III)

Hoy 13 de enero de dos mil trece certifico tener una resaca como la funda de un camión. Ayer acabamos el maorí tardecito y salí sin expectativas... se conoce que se me complicó la noche.

Sin embargo aún conservo algo de lucidez que emplearé en poneros aquí la entrada del blog, antes de quedarme baba en el sofá viendo Cuarto Milenio.


Ha sido la sesión más dura, mucho relleno y zona muy amplia, pero a fe mía que Gerar no
tenía intención de irse sin dejarlo finiquitado.




Aunque ya tenemos todo el diseño completado, vamos a dejar un mes para que cicatrice en condiciones, le daremos un repasaco a todas las zonas que veamos agrisadas y remataremos bien todos los bordes y esquinas para que queden alineados y proporcionados. Que lo vamos a dejar fino, fino.

Mientras, seguimos currando, que le tenemos que preparar el diseño para el otro brazo; nada de maorí, una composición con lettering tocho que vamos a integrar en un tattoo anterior. Esto es un no parar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario