9 ene. 2013

Veo tu carpa y subo dos ranas

Que lo de tatuarse es una movida... que no tienes ni idea de qué hacerte hasta que empiezas y ya sólo quieres más y más. Pues así está la María, empezó con una carpa y ahora tira para abajo y para arriba con dos ranicas de lo más simpáticas (y con idea de irle metiendo más volumen).







Se lo conté a mi Jesús y me dijo "¿Ranas? ¿En serio? ¿Ranas?" con palabras impregnadas de estupor, pero la verdad es que le dan mucha vidilla al conjunto.

En un par de semanas le terminamos de meter color, que ayer ya estábamos pasando de tatuar después de los dolores a un "can't demor" de lo más flagrante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario