7 abr. 2013

Dragón que va a comerse los dedos de un pie

En un aparecer y desaparecer, como si de los ojos del Guadiana se tratase, por fin hemos podido quedar Mario y yo para hacerle el cover que teníamos apalabrado. 

Su principal objetivo era hacer desaparecer el mojón de tribal que tenía en el tobillo, en base a eso nos pusimos a pensar y después de darle algunas vueltas nos decantamos por colocar un dragón estilo japonés que bajase desde la pantorrilla hacia el pie rodeando el tobillo para cubrir el tatuaje viejuno. Acabo de darme cuenta de que no tengo foto del tattoo anterior, pero se atisba en las fotos: clásica tobillera hecha con formas negras indeterminadas.







Hace tiempo me contactó a a través de mi amiga Isa y nos conocimos el día de la inauguración de la exposición que hice en Fetterati, a la que vino medio engañado. Casualidades de la vida, la sala Fetterati se ubica en el mismo espacio que hace unos años ocupó la oficina donde trabajaba Mario, lo que le dejó el culo torcido 180º. 

Aquí, el diseño final del tattoo, que he modificado ligeramente para que encajase perfect.
Para la próxima sesión no nos demoraremos tanto, que dan ganas de verlo ya con todos los coloracos y terminado. Para que el tatuaje antiguo quede totalmente cubierto le vamos a poner un azul fuerte de fondo, aún barajamos extenderlo formando espirales de nubes o poner algún otro florón. Sea como sea, nos lo hacemos en otra sesión, que este señor aguanta chachi.


No hay comentarios:

Publicar un comentario