7 nov. 2013

Mocita give me the clavel

Jorge, otro joven que se va a probar mejor suerte fuera del pellejo de toro. En una visita fugaz a Madrid, aprovechó para dejar un poco más completito un tattoo que le hicieron hace tiempo. A todos nos gusta tatuarnos con la misma persona, más aún si se trata de terminar algo que ha quedado a medias, pero como no localizaba al que le solía tatuar y tampoco era mucho lo que le quedaba le dimos un poco de aguja antes de irse al aeropuerto.

Tenía un hueco por rellenar en su media manga y quería llenarlo con un clavel y unas cuantas flores de cerezo volandeiras. No llegó a decirme por qué un clavel, pero chulapo es un rato.
¡Buena suerte Jorge! ¡Y vuelve algún día como hizo Gandalf!


No hay comentarios:

Publicar un comentario