16 nov. 2013

¡Swordaca! (Segunda parte)

Hoy me ha comentado Lanzat que la espada flamígera la vio en un sueño que tuvo y por eso se la quiso tatuar, aunque también me ha recordado el vídeo que os dejo al final del post (minuto 2:59).



Ya hemos dejado las llamas terminadas y en la próxima sesión continuamos para virgo, sí, sí,
he dicho virgo, que en los espacios que deja el filo llameante aparecerán la constelación de virgo y el auriga.











1 comentario:

  1. Es un kame-hame extintor!!!! Maldita sea, ya saben cómo neutralizarme!!!!

    ResponderEliminar