8 dic. 2013

Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero

Con este fragmento del Credo Niceno en los labios se tumbaba Virgi en la camilla esperando a perder la virginidad con la tinta. Al final no fue para tanto y ha quedado una composición muy bonita con un par de frases que para ella son mantras: "Levanta la cabeza, que se te cae la corona, Princesa" y "Prefiero ser dueña de mi silencio que escava de mis palabras".




Aunque tenía muchas ganas de tatuarse llevaba bastante tiempo que si sí, que si no... como
ella diría: "lo normal siendo géminis". Esta vez, aprovechando que acompañaba a su marido a ampliarse el maorí (no pongo foto porque aún nos queda la mitad del antebrazo, por más que le pese a Virgi) y a una amiga suya, Aurora, a tatuarse el nombre de su niña, la ocasión estaba clara y se decidió. 


Tattoo de Aurora
Nos vemos pronto, chata, que al Gerar le quedan dos días para seguir metiéndose tinta y tú espérate que no me vengas con ganas de más ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario