31 mar. 2013

¡Jeesús!

Hace casi tres años que tatué a Jesús, mi pareja, amante, compañero de fatigas, secuaz y sidekick, el día en que se cumplían tres meses desde que comenzamos a compartir fluídos. Como de costumbre, en casa del herrero cuchillo de palo y, aunque en su momento le tomé como coballa, hasta el pasado viernes no volví a pincharle y no es porque el muchacho no me haya insistido. 





Esa golondrina, el tercer tattoo que realizaba en seres humanos vivos, hecho con material que dejaba un poco que desear comparado con el que utilizo ahora que lo he ido

Maori now!

Que en inglés suena como ¡me he orinao! Así funciona mi cabeza, que es un cenote. 

Pues sí, aquí tenemos a Alberto con su maorí en el pernil recién empezado. El diseño me lo he inventado basándome en composiciones vistas en el internet y yo creo que está quedando chu-chu-chuli.


26 mar. 2013

Cover, cover que te pillo (Parte II)

No, hijos midos, no os he abandonado y voy a seguir contándoos mi vida un rato más. Llevo un mes sin ordenador, gorroneándole el mac al Jesus y estoy que me subo por las paredes, haciendo los diseños en papel, como si hubiéramos vuelto al medievo y apañándome a usar el cuadradico táctil del portátil para hacer cualquier cosa con el ordenador. Con un poco de suerte, la semana que viene ya tendré mi maquinita operativa para trabajar y cubrirla de caricias y de besos.

En este tiempo hemos ido avanzando aquel tattoo que empezó como un cover y ahora se nos está yendo de las manos, para bien, eso sí, que cada vez está más acabado y da más gusto verlo. Os dejo las fotos que le he ido sacando en las sucesivas sesiones, de las más recientes a las más alejadas en el tiempo, para que veáis el avance. No os extrañe ver chorritrenes de sangre donde debe haber tinta, que Ángel Luís si no es con cerveza no se tatúa y, como ya sabéis, sangruza y alcohol van de la mano en eso de tatuarse.

4ª sesión