22 mar. 2014

Ya llegó la primavera con sus cover

Pues he tenido esta mañana por aquí a Vega y a Santi, que suelen venir al gym a ponerse macizos. Le habían seguido la pista al cover que le hice hace poco a mi compañera Natalia y quería Vega taparse una rosa que tenía tatuada en el tobillo desde hace ya un buen número de años.


En un ratillo se lo hemos apañado mientras echábamos una entretenida plática, aunque me
he sentido muy decepcionada cuando me ha contado que el Doctor Cabrea, al que conoce por su curro, es un pintamonas cualquiera. Se me ha caído un mito, yo pensé que era un pintamonas de calidad. Ahora queda convencer a Santi de que se tatúe a Milú con escafandra.


Por cierto, me han recomendado un restaurante asiático que hay por Chueca que se llama Janatomo. Hasta la fecha mi favorito era el Kiyota, en Moncloa, pero es mi obligación ir de exploradora al Janatomo. Os preguntaréis por qué os cuento esto de repente, más que nada es para que no se me olvide en mi constante lucha contra la demencia senil prematura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario