13 abr. 2014

He visto muchos tattoos sin sonrisa pero nunca una sonrisa sin tattoo

Siempre llegarás a alguna parte si caminas lo suficiente, así que después de darle unas cuantas vueltas conseguí tener preparado el diseño de Esther.


Aunque aún faltan los colores, tanto en el diseño como en su antebrazo, la Liebre de Marzo y la Sombrerera Loca ya reciben el reloj del Conejo Blanco de manos del Gato de
Cheshire, al galope sobre un flamenco de gesto adusto en dirección a "POR AQUÍ". 

Sombrerera, sombrerero ¿qué más da? se trata de un concepto personificado que padece hidrargirismo, no importa el género que se le aplique. 


Si me preguntas te puedo decir que la transgenerización del personaje se refiere al abandono de una anticuada visión del mundo en el que por necesidad este oficio era llevado a cabo por señores y no por señoras, además de imprimir en él una cualidad de Esther para identificarla con el mismo. 


El Gato de Cheshire es la paradoja, el sofisma y la confusión que está ofreciéndole el reloj del Conejo Blanco a la Sombrerera (Esther). 


El reloj es un premio, un tesoro. Su antiguo poseedor era un ser responsable y organizado, lo que no significa que se trate de un objeto mágico con el que estas cualidades puedan pasar a su nuevo dueño. También es el tiempo que nos queda, del que hacemos el uso que creemos conveniente. Como dijo el sombrerero loco "Si conocieras al Tiempo tan bien como lo conozco yo no hablarías de matarlo" 


La Liebre de Marzo representa la conducta irreflexiva movida por las pulsiones animales. Eso y que Jorge, el novio de Esther, dijo "tiene que estar" y yo me fío de su criterio.


El flamenco, comúnmente usado como palo de croquet en el universo de Carroll, hace las veces de montura en la composición, es un elemento de juego que además tiene su propia personalidad como ser viviente. Cuando somos niños la vida gira entorno al juego, nos desarrollamos a través de él; esto se pierde con la edad y está en nuestros culos la decisión de no desmontar de su grupa, aunque intente tirarnos.


Aunque si me preguntas también puede ser que me esté inventando todo esto y que en realidad esté loca y que tú también estés loco. ¿Y cómo puedo saber si tú estás loco? ¡Tienes que estarlo! Si no estuvieras loco no habrías venido aquí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario