2 jun. 2014

Átale, demoníaco Caín, o me delata

Atando, pero sin delatar como en el palíndromo, ha estado la Zio estos días.


 El lazo es una atadura y al mismo tiempo un adorno. Debajo de su aspecto decorativo yace su carácter funcional que radica en mantener algo sujeto, eso sí, de una manera bella.
Sucede lo mismo con la familia: nuestra vida está atada a ella, pero aportándole riqueza. 




Valeria y Diana, sin conocerse ni haber hablado entre ellas, decidieron cada una por su lado añadirle este elemento a un tatuaje dedicado a la familia: Valeria con las iniciales de sus padres y Diana junto a la frase "Mom I love you". Yo os digo: tatuaros lo que queráis pero no les deis disgustos como Caín.

Diana además venía a tatuarse una bandada de gaviotas ascendiendo en vuelo por su espalda, como símbolo de libertad y para aprovechar y taparse alguna que otra cicatriz pequeña. 

Valeria ya anduvo por aquí para hacerse un cover. Cuando salía con el tal Álvaro tenía gracia llevar un tattoo con su nombre, pero ya no.



No hay comentarios:

Publicar un comentario